Las películas sobre robots tienen una gran aceptación. Vamos a repasar algunos de los numerosos films disponibles sobre estas máquinas de acero.

La película «Metrópolis» (1927) del director Fritz Lang relata la réplica robótica de una mujer llamada «María». En el filme «Ultimátum a la Tierra» (1951), el robot llamado «Gort» está al servicio de un extraterrestre protagonista. Y uno de los robots más populares e influyentes del celuloide es el robot «Roby» en la película «Planeta prohIbido» (1956) que permanece con un científico y su hija en un planeta desierto durante más de veinte años llegando una expedición que pretende devolverlos a la Tierra.

En la película «Almas de metal» (1973) protagonizada por el actor Yul Brynner, describe el caso que se produce en un gigantesco parque de atracciones, cuando se desarticulan los robots que constituyen la principal fuente de diversión del mismo parque. Obviamente el efecto decorativo de los robots ha sido aprovechado en múltiples filmes. Porque el robot es un «personaje» habitual en la escenificación cinematográfica. Al principio puede que las luces fueran un poco crudas, la cámara desmañada y la acción un poco afectada, pero ello no afectó a la creatividad de la robótica cinematográfica.

La labor realizada y la imaginación que estimulaba a los robots en la pantalla todavía se pueden ver en cada filmación. Como es el caso de «Cortocircuito» (1986) donde un robot teóricamente encantador que protagoniza unas aventuras sensacionales. Y en el filme «El hombre bicentenario» (1999) sale uno de los robots ejemplares surgidos de la mente del padre de la robótica literaria moderna, Isaac Asimov, trasladado al cine de manera sorprendente por el actor Robin Williams.

La tendencia del tipo de cine robótico se ve claramente también en «Yo, Robot» (2004), película protagonizada por el actor Will Smith que encarna a un detective del futuro próximo que investiga un caso de asesinato en el que puede estar implicado un robot, y conseguirá desentrañar ese misterio que puede significar la rebelión de otros robots.

 

yo-robot-cosas-felices