El hotel “Henn na” de Nagasaki, en Japón, funciona desde 2015 operado por robots de corte humanoide y máquinas ideadas para ayudar a las personas que se alojan en el. Pero ahora han decidido desconectar a la mitad de ellos porque causaban más problemas que los que solucionaban.

La administración ha dejado sin trabajo al menos a 120 robots que hacían tareas de recepción, traslado de equipaje, limpieza, lavandería e incluso preparando café.

Como ha señalado el periódico “The Wall Street Journal”, las robots no operaban eficientemente, dando más trabajo a los humanos. Una asistente de las habitaciones, por ejemplo, no sabía qué responder a los clientes cuando le hacían preguntas.

Churi era el nombre de un robot que estaba en el hotel y, al igual que el robot de recepción, le solían hacer preguntas de las atracciones y parques cercanos. Ninguno de ellos ayudaba a los visitantes, pues no sabían los horarios de apertura y cierre o los atractivos turísticos de los lugares.

El hotel automatizado ha explicado que es más fácil “despedir” a los robots que reemplazarlos, argumentando altos costos.

Al final, han vuelto a contratar a más humanos, pues son los únicos eficientes en las tareas que se les asigna y muchos ya debían estar en el lugar para asistir las tareas de los robots.

 

foto_0000000120190121145851