El Hospital Universitario “Infanta Cristina” de Parla (Madrid) está extendiendo el uso del primer sistema de cirugía robótica flexible de España, tras implantarlo con éxito el pasado verano en el Servicio de Otorrinolaringología, a dos nuevos servicios: Cirugía General y Aparato Digestivo.

Fuentes regionales han precisado que “este nuevo sistema permite operar sin cicatriz a los pacientes mediante el uso de un robot que aprovecha los orificios naturales del organismo sin necesidad de hacer incisiones, así como alcanzar zonas de difícil acceso o intervenir, además, a pacientes más frágiles o de avanzada edad, para los que no estaría recomendada una cirugía.

Las ventajas para el paciente en el uso de esta tecnología son una reducción del dolor postquirúrgico, una recuperación más rápida, menor riesgo de infección y complicaciones, así como una menor pérdida de sangre y necesidades de transfusiones.

De igual forma, facilita la incorporación más rápida a la vida diaria del paciente, o menos daños en los tejidos y músculos, entre otros.

Desde el pasado mes de julio, se ha intervenido a 13 pacientes de Otorrinolaringología con abordajes imposibles con tecnología tradicional a través de la boca, o en los que la cirugía abierta era la única opción, y se ha aplicado a pacientes con apnea del sueño, lo que ha permitido diagnosticar con mayor fiabilidad y tratar con menor morbilidad.

A estas operaciones se suman otras tres por parte del equipo multidisciplinar de Aparato Digestivo y Cirugía General.

La implantación de la cirugía robótica flexible en el Servicio de Aparato Digestivo aumenta la seguridad del paciente, al reducir hasta un 30% el riesgo de perforación intestinal a la hora de realización una disección submucosa, frente al 60% de una disección endoscópica tradicional por las limitaciones de maniobrabilidad de los instrumentos de corte.

Las mismas fuentes han precisado que “también reduce notablemente el  tiempo de intervención, pasando de una duración de cerca de 80 minutos a 28 y supone una reducción de la carga física y mental de los endoscopistas.

Otra de las ventajas de este sistema de cirugía robotizada, que ya se emplea en hospitales de Italia y Alemania, es la rapidez para implantar en los centros sanitarios gracias a su fácil montaje, que le permite integrarse en cualquier quirófano, así como la celeridad en el aprendizaje por parte de los profesionales sanitarios.